Tan fuertes, tan fugaces, los amores

autora: Diana Fernández
ISBN: 978-987-45404-8-5
novela, 216 páginas / 14cm. x 21cm.

ARS 420


Esta novela cuenta la historia de algunos hombres y mujeres, que crecen, aman, sufren, sobre un escenario de sueños y tragedias de la historia común, que se entrelaza con las propias. Una nena, en los años sesenta, mira fascinada el cielo, y se sorprende de haber visto en la TV unos hombres caminando sobre la luna. Una luna que ganaba en saberes lo que perdía en misterio. Un muchacho mendocino cumple el deseo de ir a estudiar a Buenos Aires la carrera de ingeniería. Y la cabeza y el corazón se le entreveran cuando vive un primer amor traicionado, y un amigo querido se le esfuma, desaparecido por la dictadura militar. Una pareja universitaria, en pleno amor bajo el sol mexicano, corre tras un sueño y llega a Estados Unidos, a trabajar y armar una vida nueva. Pero el tiempo les muestra que no fue un sueño de dos, sino de uno al que el otro siguió. Y comienza una tormenta de malentendidos y desamores. Se cae su amor como se cayeron las Torres del 11 de septiembre. Una joven arquitecta norteamericana, que sabe de dolores y tragedias, se enamora de un ingeniero argentino, que le confiesa luego, que tiene una esposa y dos hijitos. Una mujer en mitad de la vida se pregunta angustiada como soportar ciertos dolores, y vuelve por un tiempo a la casa paterna buscando el abrazo de una madre. Y el corazón insiste, obstinado, en seguir buscando amor. Ahora sabe que amor y dolor van de la mano, y que todo es tan fugaz, tan leve y cierto, que no existe otra cosa que el instante, el día de hoy. Y hay que vivirlo.



  • Autora:
    • Diana Fernandez
  • Prólogo
    • Sebastián "Zaiper" Barrasa
  • Arte de tapa:
    • Ignacio Cicciaro
  • Edición:
    • Sebastián "Zaiper" Barrasa

5/6/2017 primera presentación Museo del libro y de la lengua, Biblioteca Nacional Argentina


Cuando llegó a mis manos esta obra –la tercera que me llega de Diana Fernández–, imaginé que se trataba de una historia de amores. Esto no tiene nada de malo, claro. El amor, y su versión lúdica: el deseo, son acaso el motor de casi todo lo que ocurre desde nuestras conciencias. Sin embargo, al seguir leyendo comprendí que esta novela no trata sólo de amores.

En una suerte de juego artístico de fondo y figura, Diana Fernández nos propone esta vez un entretejido de historias de vida. Amores y desamores en la superficie, y la historia del siglo xx y xxi, en el fondo. Todo contado como algo cotidiano (terriblemente cotidiano): Los abuelos inmigrantes que se fueron afianzando en Latinoamérica, los jóvenes que migraron a las ciudades para poder estudiar, los golpes de estado, la represión, la censura, la desaparición forzada de los amigos, los retornos a las democracias, las crisis económicas, los migrantes versión siglo xxi, que viajaron desde el país a donde llegaron sus abuelos, hacia otros países en donde poder desarrollar sus vidas. Pero también ahí: en “los grandes países”, en los países del “primer mundo”, caen las torres, caen los alfiles, caen los reyes. Jaque mate.

¿Entonces que queda? Queda todo lo que está en el frente, las figuras de las historias principales, lo cotidiano. Los amores y los desamores, los encuentros y los desencuentros. Lo simple y lo complejo de la vida:

Sarita, una niña de la zona sur del Gran Buenos Aires, que ama la lectura, que tiene amores utópicos y reales de niña, de adolescente y adulta, y también en su etapa post-adulta.

Lucho, el amor pre-adolescente de Sari, y sus casibesos bajo un cedro azul.

Gaspar, un joven mendocino que viaja a Buenos Aires para estudiar y en Buenos Aires conoce sus primeros amores: el amor erótico, el amor por el estudio, el amor de los amigos.

Lili, un amor erótico de Gaspar, pero tan fugaz que desaparece sin dejar rastros.

Roberto, un amor diferente de Gaspar. El amor de amigo. Que también desaparece pero esta vez por la dictadura militar argentina.

Caroline, una estudiante estadounidense, enamorada de Gaspar, su profesor Dr. Casper, de un post grado en el Massachusett Institute of Technology.

Y el amor central de la novela: Gaspar y Sara en los exilios.

Juntos y separados de los otros tantos personajes, que consolidan la superficie, pero que en ese entramado, dejan filtrar la luz y la oscuridad de lo que ocurre en el fondo. Personajes tan fuertes y tan fugaces, como los amores. 
(del prólogo de Sebastián "Zaiper" Barrasa)





Comentarios