Ni tan tan ni muy muy

Texto de: Polly López Cross
Ilustraciones de: Belén Parabúe

ISBN: 978-987-4448-14-9

ARS 300


    ¿Alguna vez te dio vergüenza hacer o sentir algo diferente a lo que los demás esperaban? ¿No es aburrido tener que ser rudo, valiente o arriesgado todo el tiempo? Hay tantas maneras de ser como personas, y además, no siempre nos sentimos igual. Algunos días nos sentimos fuertes, pero otros tenemos miedo o estamos tristes y queremos que nos abracen, y eso, también está bien. A veces nos gusta jugar al fútbol y otras disfrazarnos o bailar. Ale y Lea son dos gemelos que aunque son idénticos por fuera son muy distintos entre sí. Juegan y se divierten libremente mientras papá Roberto los cuida, los mima y los ama profundamente al igual que su mamá Simona y la abuela Ernestina. Ale y Lea o Lea y Ale, montan escenarios de luchas, carreras de caballos, finales de fútbol o desfiles con la misma imaginación y facilidad con la que cocinan una torta, cosen botones o juegan a que los muñecos son sus hijos. De la mano de los gemelos y su papá, este cuento nos permite abordar otras masculinidades posibles, más sensibles y amorosas. Masculinidades donde vale reír, llorar, acariciar, cuidar, hablar de lo que nos pasa y ser libres para explorar el vasto mundo de juegos, experiencias y alegrías.
    Muchachitos Sensibles es una colección de cuentos pensada para los pequeños grandes hombrecitos de hoy. Una propuesta que busca ayudar a los más chiquitos a conocerse, explorar lo que les gusta y dejarse llevar para vivir en libertad sus emociones. Muchachitos Sensibles hace visible un mundo con masculinidades amorosas que se permiten amar, cuidar, acariciar, llorar y reír con total naturalidad. Un espacio donde se caen los estereotipos para que no exista la vergüenza a la hora de inventar, entretenerse y expresar lo que sentimos. Donde la fuerza no pasa por los músculos, sino por la integridad y la capacidad de vincularse saludablemente, respetando la esencia de cada ser. Los cuentos aportan una mirada desde una perspectiva de género para que los niños, esos muchachitos sensibles, crezcan y se conviertan en hombres amorosos.

    Comentarios